Investigación y Desarrollo: Materia pendiente en España - CMI Business School
 

Publicaciones

La apuesta a la investigación y  desarrollo (I+D) no está en sintonía con el grado de desarrollo económico de España. A esta conclusión han llegado diferentes informes y rankings tanto locales como internacionales. Hay poco apoyo gubernamental, pero desde la sociedad civil podemos hacer mucho.

La investigación y desarrollo en el país está rezagada si se compara con el resto de Europa. Según el Informe Cotec, publicado en 2018 y elaborado por la Fundación Cotec, la inversión de I+D está por debajo de la media europea. El informe señala:

“que la I+D no está acompañada al crecimiento económico de nuestro país (…) el incremento de la inversión se mantiene —por sexto año consecutivo— por debajo del crecimiento del PIB, lo que nos aleja otra vez de los países de nuestro entorno y del conjunto de la Unión Europea”.

En esto también coincide el estudio más reciente realizado por Bloomberg en un ranking de países en cuanto a investigación y desarrollo. España se ubica en el puesto 29. Entre las variables que se toman en consideración están el gasto en I+D y la concentración de empresas públicas de alta tecnología.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), por su parte, concuerda también con este planteamiento: España es en la actualidad uno de los países desarrollados que, en relación con su PIB, presenta un menor apoyo público a la ciencia, la tecnología y la innovación en el sector privado (ocupa la posición 22 entre los países de la OCDE).

Hay que recordar que la falta de inversión privada en investigación y desarrollo es también —y sobre todo— un reto para las políticas públicas, puesto que son las administraciones las responsables de crear las condiciones de entorno —regulatorio, fiscal, educativo, financiero, cultural…— adecuadas para el desarrollo de un tejido empresarial que apueste definitivamente por la i+d.

Por otra parte, un estudio de The Economist titulado “Old problems, new solutions: Measuring the capacity for social innovation across the world”, señala que España ocupa la posición número 28 de una lista 45 países. La investigación revela que “aunque hay numerosos ejemplos de innovación local a nivel municipal y muchos auspiciados por la UE, hay muy poca consciencia nacional acerca de la innovación como un concepto cohesivo y no hay estrategias o financiamiento a nivel nacional para alentar su adopción”.

Investigación y Desarrollo: Materia pendiente en España

Investigación y Desarrollo: Materia pendiente en España

 

¿Qué podemos hacer?

Más allá de la falta de políticas pareciera que hay que trabajar en fomentar una cultura de la innovación en el país, y que sea desde la misma sociedad donde surja la presión hacia el Estado y por consiguiente al sector privado. En este sentido, todavía hay camino por recorrer; sin embargo, la semilla está germinando.

Bien sea desde la academia, las ONG, las empresas privadas o desde iniciativas de la sociedad civil, podemos poner nuestro grano de arena para seguir auspiciando las investigación y el desarrollo, a través de la formación, el emprendimiento e incluso de la Responsabilidad Social Corporativa.

Esperemos que próximamente podamos ver a España escalar en los rankings a escala europea para impulsar la creatividad y con ella la economía y la sociedad.

Para seguir leyendo:

El MBA Responsable de CMI número 3 en el TOP 5 MBA Presencial de Mundo Posgrado

Actividad de Integración 2019 en Casa de Campo

No hay comentarios
Comentar