La importancia de la diversidad cultural en nuestra estrategia sostenible
importancia-diversidad-cultural-estrategia-sostenible

Establecer nuestra estrategia sostenible en el plan de acción empresarial implica tener en cuenta aspectos como la importancia de la diversidad cultural. A continuación, vamos a conocer la relevancia de la diversidad cultural en el marco empresarial.

Si llegásemos a hacer una búsqueda en diferentes manuales sobre “diversidad” encontraremos en su definición diferencia y desemejanza. De acuerdo con el diccionario de la Real Academia Española, el vocablo “diversidad” dispone de dos acepciones: Diversidad (Del lat. diversĭtas, -ātis). 1. f. Variedad, desemejanza, diferencia. 2. f. Abundancia, gran cantidad de varias cosas distintas.

Incluso autores como Palacios Rizzo y Romañach Cabrero indican lo siguiente. “El modelo de la diversidad propone claves para construir una sociedad en la que todas las mujeres y hombres vean preservada plenamente su dignidad. […] Una sociedad en la que exista la igualdad de oportunidades y nadie sea discriminado por su diferencia. En definitiva, una sociedad más justa en la que todas las personas sean bienvenidas, aceptadas y respetadas por el simple hecho de ser humanos”.

Tipos de diversidad

Vemos que hoy en día existe un consenso al afirmar que cada persona es diferente. Pero también somos conscientes de que en muchos casos es difícil llegar a reconocer esa diferencia. En efecto, existe una infinidad de distinciones para la diversidad como podría ser las siguientes:

  • Diversidad cultural
  • Étnica
  • Diversidad Lingüística
  • Biológica
  • Diversidad Sexual
  • Funcional

Además, hay una categorización más general para entender la diversidad y es la que distingue entre:

  • Diversidad visible: hace referencia a variables que se ven a simple vista como pueden ser el sexo, el origen racial o étnico.
  • Diversidad invisible: hace referencia a los valores éticos, conocimientos, habilidades, aficiones, género, entre otros.

Es importante que ninguna de las dos categorizaciones sea ignorada, principalmente la parte invisible. Ya que es necesario entender qué sucede en esta parte y utilizar esos conocimientos para transformar nuestras actitudes y comportamientos a la hora de relacionarnos.

¿Qué es la diversidad cultural?

Por otra parte, cabe destacar que según la UNESCO, la diversidad cultural es patrimonio común de la humanidad.

En 2001, se aprobó la Declaración Universal de la UNESCO sobre la Diversidad Cultural. Y, tras esta, se declaró el Día Mundial de la Diversidad Cultural para el Diálogo y el Desarrollo. Con el fin de visibilizar la importancia del diálogo entre culturas, religiones y civilizaciones. Logrando que todas las personas nos comprometamos y apoyemos esta diversidad en nuestro día a día. Y combatamos la polarización así como los estereotipos para mejorar el entendimiento y la cooperación entre personas de diferentes culturas.

Incluso, en el artículo 4.1 de la Convención de 2005 (Convención sobre la protección y la promoción de la diversidad de las expresiones culturales). Se define que la diversidad cultural se refiere a la multiplicidad de formas en que se expresan las culturas de los grupos y sociedades. Estas expresiones se transmiten dentro y entre los grupos y las sociedades. La diversidad cultural se manifiesta no solo en las diversas formas en que se expresa. Además, enriquece y transmite el patrimonio cultural de la humanidad mediante la variedad de expresiones culturales. Sino también a través de distintos modos de creación artística, difusión y disfrute de las expresiones culturales, cualesquiera que sean los medios y tecnologías utilizados”.

Desarrollo sostenible fomentado por la cultura

Muchos autores reconocen que tres cuartas partes de los mayores conflictos tienen una dimensión cultural y que la cultura fomenta un desarrollo sostenible del país, así como que son las diferencias las que suponen un potencial positivo porque gracias a estas podemos complementarnos unos a otros, llegando a lograr no solo un crecimiento económico sino también una mejora en nuestra vida a nivel intelectual, moral, espiritual y afectivo. La diversidad cultural es un recurso valioso para alcanzar los objetivos de desarrollo. Ya sea para promover políticas de igualdad de género, educación de calidad o para combatir la pobreza. Por este motivo, introducir en nuestra estrategia sostenible la diversidad cultural cobra gran importancia.

Cada uno aporta desde la diferencia y muchas compañías valoran a esta diversidad como un eje y motor de éxito. De hecho, estas proponen adoptar una estrategia de diversidad e inclusión. La cual debe estar alineada con la misión, comportamientos y compromisos que se impulsan en todos los niveles de la organización. Como por ejemplo: ser abierto, inclusivo, inspirar y ejecutar la transformación, liderar con ejemplo y contribuir al desarrollo del equipo.

En definitiva, el desarrollo de políticas y acciones con objetivos concretos de negocio, campañas de comunicación y sensibilización inclusiva. Así como programas de Formación y sensibilización inclusiva y la gestión adecuada de la diversidad y la inclusión. Generan iniciativas en las que todos aportamos, convirtiéndose en un punto importante para que nuestra estrategia sostenible realmente funcione.

 

Noralí Ailén Contreras – Alumna del Máster de Dirección de Marketing y Comercio Internacional Responsable

___

  1. PALACIOS RIZZO, A. y ROMAÑACH CABRERO, J. (2006): El modelo de la diversidad: La Bioética y los Derechos Humanos como herramientas para alcanzar la plena dignidad en la diversidad funcional. La Coruña: Ediciones Diversitas-AlES.
  2. UNESCO

No hay comentarios
Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.